¿Cardio antes de hacer ejercicio o después de hacer ejercicio?

Estoy segura de que todos hemos escuchado dos versiones diferentes o incluso combinadas:

  • “Haz cardio antes de empezar a hacer ejercicio para calentar”
  • “Haz cardio después de tu rutina de ejercicio para quemar más grasa»
  • “Haz cardio antes y después para quemar grasa y preparar tu cuerpo para la sesión de ejercicio”

¿Pero cuál de estas es la forma más acertada?

Empecemos con la pérdida de grasa corporal.

Si tienes unos ahorros en tu cuenta bancaria es porque son preciados para ti y no los vas a usar a menos que no tengas más opción

¿Verdad?

De igual manera sucede con la grasa, es una reserva valiosa que tu cuerpo tiene en caso de hambruna, así que no la va a utilizar a menos de que haya un desbalance de energía.

¿Entonces cuál es la manera de perder grasa?

Generando un desequilibrio de energía, es decir, gastando más energía de la que consumes, lo que se llama también déficit calórico.

Hay dos formas de realizar un déficit calórico. Una es por medio de lo que consumes (comida) y otra por medio de lo que gastas (actividad física o movimiento diario).

Evidentemente estar en control o tener conocimiento de cuanta energía gastas diariamente es más complicado.

“Pero yo tengo el reloj y las máquinas que me cuentan las calorías”.

Sí, pero muchas veces estos no son totalmente exactos.

Sin embargo, puedes utilizar ambas, controlar lo que estás consumiendo diariamente y agregar actividad física en la semana.

Sin dejarte guiar por el número de calorías quemadas, más bien, teniendo en mente que tu cuerpo está activo y volviéndose fuerte.

Fuerte es la palabra clave

Cuando realizas cardio quemas más calorías, por eso si el reloj que te cuenta las calorías marca 500 calorías quemadas piensas ”Buen trabajo». 

Sin embargo, con el tiempo te vuelves mejor y más eficiente en esta actividad, lo que significa que vas a quemar menos calorías para poder hacer más que el día anterior. 

Ejemplo: el lunes corres 2 kilómetros, el martes vas a querer correr 3 kilómetros, el miércoles 4 kilómetros y así sucesivamente. Tu cuerpo busca ahorrar mayor cantidad de energía para aguantar aún más y seguir agregado kilómetros. 

Pretender estar en forma y ver resultados de esta manera puede ser frustrante porque siempre vas a tener que hacer más para quemar más calorías y ver éxito en lo que haces. 

Pero existe un método más sustentable y es el entrenamiento de fuerza.

Sea que lo realices con pesas o con tu propio peso, este  ayuda a que tu cuerpo se vuelva más fuerte y fuerte significa músculos más grandes que necesitan mayor energía para mantenerse,  por lo tanto queman más calorías entre esas grasa.

En cada sesión de ejercicio quemas menos calorías, pero entrenar con pesas tiene un gran beneficio duradero. 

Cardio = Eficiente. 

Entrenamiento de fuerza = Fuerza. 

Nota: «Según el Diccionario de la Real Academia Española, eficiencia es la ‘capacidad de disponer de alguien o algo para conseguir el cumplimiento adecuado de una función.​ No debe confundirse con la eficacia, que se define como ‘la capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera.»

Pero todavía nos queda la pregunta ¿Hacer cardio antes de hacer ejercicio es mejor?

Bueno teniendo en cuenta que no se trata de calorías quemadas si no de volverse fuerte, la manera de optimizar tu fuerza es preparando tu cuerpo antes de entrenar.

«Entonces lo preparo haciendo cardio al inicio ¿verdad?»

Sí, hacer cardio puede ser una buena opción, sin embargo, no la más efectiva.

¿Cuál es la opción más efectiva entonces?

Primero calentamiento. Este se refiere al ejercicio de movilidad que realizas previamente para activar cada parte de tu cuerpo.

Piénsalo de esta manera, un motor de lancha de los antiguos con cuerda no arranca de manera inmediata, toma 3 aladas  de cuerda para encender, hacer que cada mecanismo se active y dar mayor potencia.

No soy experta en lanchas, pero espero entiendas la idea.

De igual manera sucede con tu cuerpo, este necesita recibir la orden para activarse y funcionar correctamente.

Sin olvidar mencionar que trabajar movilidad antes de comenzar tu sesión de ejercicio previene lesiones, ayuda a realizar los ejercicios con mayor calidad y mejora los rangos de movimiento, lo que aumenta tu fuerza y potencia de manera inmediata.

En conclusión calentar y preparar tu cuerpo antes de entrenar por medio de ejercicios de movilidad es clave para obtener mayor potencia y fuerza en cada sesión de entrenamiento.

Recuerda que no se trata de cuantas calorías quemas, si no de entrenamientos seguros y efectivos. 

Ejercicios de movilidad:

  • Lizzard with roration 
  • Thread the Needle
  • Dynamic Hip Flexor Stretch
  • Dynamic Frog Stretch

Haz 8-10 repeticiones de cada ejercicio antes de comenzar tu entrenamiento. 

¡Gracias por leer!

Si tienes alguna pregunta no dudes en escribirme a melisa.carrenofit@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *