¿Cómo mantenerte en forma durante las festividades?

Subir de peso en diciembre

El fin de año está a la vuelta de la esquina y todos sabemos que este está lleno de regalos y reuniones con mucha comida, lo cuál es increíble porque la comida reúne personas, esto pasa en todas las culturas.

Aunque esta época está llena de sentimientos positivos, se que para muchos también puede estar llena de ansiedad y estrés relacionada con la comida, perder el progreso de lo alcanzado hasta el momento en las metas de fitness, la presión familiar y demás.

Es por ello que quiero darte herramientas prácticas para que puedas utilizar, además de recordarte que no estás solo en esta época y no debes sentir temor, ansiedad, etc. Hacia tus metas fitness, porque parte de alcanzarlas implica que puedas disfrutar de lo que te gusta con tus seres queridos y crear recuerdos, eso lo convierte en un estilo de vida.

Tu progreso

Durante las festividades puede haber mucho temor por perder el progreso relacionado con la pérdida de peso, grasa, composición corporal, metas de fitness, etc.

Pero quiero recordarte que así como nadie adelgaza con solo comer una ensalada o adquiere fuerza con un solo entrenamiento, de la misma manera tampoco vas a perder tu progreso por una comida que consumas, a menos de que hagas de esto un drama y se convierta en un problema.

Progresar toma tiempo, acciones repetitivas y constantes y de igual manera funciona para perder lo alcanzado.

Pensar que un pedazo de torta puede dañar todo tu esfuerzo y que entonces de igual forma deberías comer la torta completa, porque «no tiene caso», no tiene sentido.

Un poste de 500 calorías, cuando hay un monitoreo de calorías y entrenamiento, no es gran cosa en tu proceso, todo está bajo control.

Pero si lo conviertes en gran cosa.

Un postre de 500 calorías termina convirtiéndose en el  “fin del mundo” y comes 5000 calorías de más.

Ten en cuenta que es muy poco el daño que puedes hacer en un corto periodo de tiempo.

Los cambios a largo plazo en tu alimentación y actividad diaria (los componentes del balance de energético) son  los que van a determinar lo que sucede con tu físico.

Así que no seas tu peor enemigo en este tiempo y entres en mentalidades rígidas y extremas que te lleven a perder el control.

Una comida no tiene mayor impacto si el resto de la semana estuvo bien, a menos que dejes que sí lo tenga.

Tus decisiones

Lo que tú decidas hacer debería ser lo que funciona para ti y para tus metas.

Esto va a ser diferente a las acciones que otros tomen y eso está bien, un estilo de vida saludable funciona de manera distinta para cada persona.

Entonces si decides estar en un déficit calórico y buscar perder grasa y peso durante las festividades.

Cool.

Sin embargo, sé realista con tus expectativas, porque puede que no se den tantos cambios como te gustaría si quieres disfrutar de la comida en las reuniones.

No significa que dejes de avanzar o progresar, vas a hacerlo pero tal vez no al ritmo esperado, más aún así sigue siendo progreso.

Si decides entrar en tus calorías de mantenimiento, recuerda que mantenerse no significa falta de progreso, por el contrario mantenerte durante este tiempo también es un gran logro.

Y si decides entrar en un surplus y comer por encima de tus calorías de mantenimiento, recuerda que no significa que debas comer todo lo que más puedas, porque eso también es un extremo.

Evidentemente también vas a tener que decidir si realizas un seguimiento de tus calorías o no durante las festividades.

Puedes decidir contar calorías durante el día antes de la celebración o no, o durante los días que no hay fiesta, etc.

Lo que quiero que entiendas es que las decisiones que tomes son las que funcionan para ti y deberían tener coherencia con tus principios.

Reflexiona en:

  • ¿Cómo quieres recordar esta temporada navideña?
  • ¿Qué significa para ti esta época del año?

Teniendo esto en mente, piensa y decide que quieres hacer en esta época.

Ten cuenta que no tiene que ser perfecto y lo que decidas puede cambiar un poco durante el transcurso del tiempo, y está bien de igual manera.

Pon tus límites

Durante las festividades en especial en las reuniones es importante que conozcas y pongas  tus límites.

Los límites son sanos y evitan que te saltes la cerca y experimentes emociones negativas, aún así, si esto pasa recuerda: reconoce, no critiques, no juzgues tus acciones y continua. “Get back on track”

Comida

La mayoría de veces los eventos no solo tiene una opción de comida o postre si no muchas, lo cuál hace más difícil tomar decisiones.

¿Qué puedes hacer?

Bueno acá hay un par de ideas que puedes aplicar:

  • Comenzar por una buena cantidad de proteína, seguido de una buena porción de verduras y al final los carbohidratos.
  • Una sola servida, es decir, poner y llenar por completo tu plato con todo lo que quieras comer, pero no puedes comer nada más de lo que no haya en él.
  • Comer un solo postre, una rebanada grande, pero de una clase.
  • Comer postre pero no carbohidratos. No comer los snacks de la fiesta pero sí un buen plato de comida con lo que quieras.
  • No llevar sobras si esto te incita a comer más durante la semana, o sólo llevar los sobrantes como la proteína o las verduras.

Decide y pon estos límites que te permitan disfrutar pero, a la vez, genera un plan que te cause menos estrés y ansiedad.

Alcohol

La mayoría de veces no son las bebidas que te tomas lo que te causan tropiezo si no lo que haces después de tomarlas, que en gran parte del tiempo es comer en exceso comida procesada y no tan nutritiva.

De igual manera, pon límites con el alcohol.

  • ¿Cuántas bebidas vas a tomar en la noche? ¿2 o 3?
  • ¿Vas a tomar cócteles pero no vas a comer postre?
  • ¿Vas a tomar cócteles pero te vas a ir por una comida con proteína y vegetales para balancear tus calorías?

Esto es equilibrio, vas a tener que escoger lo que tiene mayor valor para ti y disfrutas más, sabiendo que estarás tranquilo con esa decisión.

A algunos les gusta más comer que tomar (este es mi caso), otros van a preferir tomar bebidas que comer postres o pastelería.

Sé consciente

Mi recomendación es que si estás realizando un seguimiento de tus calorías durante las festividades continúes haciéndolo, a fin de generar conciencia de lo que consumes.

Si las cosas se ponen un poco locas durante la época navideña, al menos anota en una agenda o introduce en la aplicación los alimentos que consumes con porciones estimadas con el fin de tener una idea de lo que estás comiendo.

En navidad y año nuevo puedes implementar esto o aplicar las estrategias que mencioné previamente, al final es lo que funcione mejor para ti.

De igual manera permanece presente, disfruta cada bocado de comida.

Ten en cuenta que cuando estás pensando en el siguiente bocado o en lo que vas a comer después y no en masticar la comida que tienes en la boca no estás en el presente.

Por el contrario, come despacio, disfruta, mastica cada bocado, suelta el cubierto de vez en cuando y ponlo en la mesa mientras comes.

Tienes una opción

Entiendo que durante las reuniones familiares puede haber presión para consumir ciertos alimentos y demás, pero recuerda que puedes decir no y que no quieres.

Hay una gran diferencia al decir no puedo y no quiero.

Independiente por lo cual digas que no quieres, es porque hay algo más importante para ti y no tienes la intención de negociarlo.

Entonces si dices que no a cierta comida aunque disfrutes el sabor y puedas gozar en el momento de esta, es porque no quieres intercambiar el cómo te sientes y el impacto esta puede tener en tu salud.

De igual manera si dices que sí a cierta comida, sabes que de pronto esta no puede ser tan beneficiosa para ti, pero vale la pena hacer ese intercambio en el momento.

Lo que recordarás

Finalmente no olvides cuál es el sentido de la navidad y lo especial que puede ser esta época para disfrutar con tus seres queridos y crear recuerdos junto a ellos, ya que estos son los que van a permanecer.

Claro que tus metas y tu salud son super importantes, sin embargo ten en cuenta que no tienes que ser tan rígido como para no disfrutar con los que amas.

Al final, cuando tengas 80 años, no vas a recordar tu talla de pantalón, tu peso, tu porcentaje de grasa, etc.

Vas a recordar los momentos y la comida que compartiste con otros.

Espero disfrutes mucho del fin de año.

-Meli

Muchas gracias por leer.

Si este artículo te gusto, por favor compártelo con alguien que creas que le puede ayudar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *