Cuándo pesarte. Lo que necesitas saber cada vez que te peses

pesarse correctamente

Solo por dejarte saber, este artículo me tomo mucho más tiempo de lo que esperaba. La verdad es que lo aplace demasiado, pero lo importante que es ya está listo para que lo leas.

Hacer cosas difíciles requiere de esfuerzo, pero la satisfacción del trabajo terminado es más grande.

Un pequeño recordatorio 😉

Eso es todo para este pequeño anuncio, continuemos…

Ir al médico era un evento el cuál no anhelaba, porque la mayoría de ocasiones era necesario pesarme y escuchar mi peso no era algo agradable, sobre todo cuando quien lo menciona no es amable frente a este o da consejos no solicitados. 

Por lo tanto evitaba la pesa, ya que muchas veces conocer mi peso me traía intranquilidad. 

Este posiblemente también pueda ser tu caso. 

Algunos dicen que pesarse es innecesario y que genera más problemas que soluciones.

Aún así, usar la bascula frecuentemente ha ayudado a varias personas a conservar su peso en el tiempo, y mantenerse a largo plazo es mucho más importante que perder peso y recuperarlo al poco tiempo.

No niego que la pesa puede llegar a generar impaciencia y preocupación, pero esto tiende a suceder como consecuencia de lo que las personas deciden hacer diariamente con su peso.

Así que, aprender a leer la pesa y usarla a tu favor,  sin dejar que el resultado se te suba a la cabeza o te lleve a sobrepensar en el número, es lo que quiero enseñarte en este artículo.

La pesa es útil para medir tu progreso

Cuando te subes a la báscula estás midiendo todo tu cuerpo, esto significa tanto grasa, como lo que no es grasa (tejido magro). Que incluye huesos, músculo, órganos, sangre, agua, comida que está en tu estómago, etc.

Así que la pesa te muestra el total de la suma de cada parte de tu cuerpo y cuanto pesa.

La pesa no te dice exactamente cuánta grasa tienes específicamente en cada zona del cuerpo, pero si la pesa disminuye, no creo que sea porque perdiste huesos, órganos, parte de tu cerebro, etc. En un corto periodo de tiempo.

Por lo tanto, si el número en la pesa baja progresivamente en el tiempo, lo más razonable es que sea grasa.

Entonces, es por esto que la pesa es una forma de medir tu progreso.

¿Cada cuánto deberías pesarte?

Si la meta es perder peso y grasa, entonces la mejor manera para hacer un seguimiento de esto es por medio del pesaje diario.

Algunas personas pueden ver esto de forma obsesiva, pero esta estrategia puede darte una perspectiva mucho más grande y amplia del proceso.

Ya que durante el transcurso vas a ver fluctuaciones de tu peso, es decir picos y caídas,  porque la pérdida de peso y grasa no es un proceso lineal en bajada.

como se ve la perdida de grasa
Pesajes diarios en un pérdida de peso.

Entonces, pesarse semanalmente o mensualmente puede ser engañoso y ocasionar que te confíes erróneamente.

Porque si te pesas un día al mes o la semana y el número en la pesa es más alto, entonces no tienes certeza de si la dieta o déficit calórico está funcionando. 

Por otro lado, si te pesas con poca frecuencia y el día en que lo haces el número en la pesa es menor, lo más probable es que tengas la tentación de confiarte y dejar un poco de lado tu dieta.

Ambos panoramas poco confiables y engañosos al final.

¿Cómo utilizar la pesa diariamente?

Con el fin de utilizar la pesa para tu beneficio, sin volverte loco. 

Saca un promedio semanal de tu peso a través de los pesajes diarios, de esta manera tienes un dato semana a semana para comparar y darte cuenta si la dieta o el déficit está funcionando.

Aquí hay un ejemplo.

promedio del peso

Perder ½ kilo es progreso

El seguimiento diario de tu peso en la semana, te permite ver cuánto has perdido. En la semana y no día a día. 

Así que ½ kilo, 500 gramos es más que excelente. 

Algunas personas pretenden perder 2 kilos por semana o más, pero ½ kilo o 1 kilo es muy buen avance, en especial cuando se trata de una pérdida de peso sustentable y saludable. Ya que perder peso rápido no es el desafío, sino por el contrario perder peso y mantenerlo es la meta.

Así que relájate y ten un poco de paciencia.

Busca el mismo contexto para pesarte

Si decides utilizar la pesa como método para medir tu progreso, busca tener siempre el mismo contexto.

Por lo tanto será necesario pesarse bajo las mismas condiciones, ya que tu peso diariamente va a fluctuar, lo que significa que algunos días puede aumentar y otros días disminuir.

Con el fin de “eliminar” estas fluctuaciones y tener un panorama mucho más claro de la semana para comparar tu peso, es necesario que:

Te peses a primera hora en la mañana, con la misma ropa o sin ropa, si es posible después de haber ido al baño y sin haber tomado o comido nada.

Esta es la forma en como lo practicó con mis clientes.

No te pongas creativo y te peses a diferentes horas del día, o después de haber entrenado, pensando en que has perdido más peso, cuando en realidad es agua que sudaste. 

De igual forma, evita pesarte el viernes después de haber comido y tomado, porque lo más seguro es que tu peso aumente y esto te cause intranquilidad.

Esto no es una buena idea y no tiene sentido.

Así que mantén tus pesajes iguales todo el tiempo.

No siempre vas a perder peso

El asunto es que no vas a perder peso todos los días o incluso todas las semanas. Entre más tengas esto presente y te subas a la pesa con las expectativas correctas, menor será el estrés.

No te dejes llevar por las fluctuaciones diarias y por el contrario mantén la mirada fija en la línea de tendencia en el tiempo.

linea de tendencia perdida de peso
La línea roja es la línea de tendencia en bajada de la pérdida de peso.

Muchas veces los “estancamientos” que llegues a experimentar en tu peso son el pie para un descenso mayor.

Posiblemente durante 2 o 3 semanas hayas sido constante con tu alimentación, tu actividad física y las cosas que puedes controlar. Sin embargo, por este periodo de tiempo la pesa se ha mantenido estable pero, de un momento a otro pierdes una gran cantidad de peso, te sientes y te ves más delgado, un panorama muy posible.

No significa que durante estas 2 o 3 semanas la dieta no estuviera funcionando, porque en realidad sí lo estaba.

Es simplemente un asunto de paciencia y constancia, para ver la pesa disminuir.

La pesa no cuenta la historia completa

Como sabes la pesa es una medida más, que te dice o muestra el peso total de la suma de varios componentes de tu cuerpo y no solamente de la grasa corporal. 

Así que separar la grasa e incluso apartar estos componentes de tu cuerpo a través de la pesa es bastante complicado. 

Por lo tanto, la pesa puede decir muy poco acerca de la composición corporal, es decir el porcentaje y relación entre la masa libre de grasa y la grasa como tal. 

Además, subir de peso no siempre significa que sea algo “malo”. Ya que tu cuerpo no solo llega a pesar más únicamente por la grasa.

Por el contrario, el aumento del peso puede ser: masa muscular, densidad en los huesos, aumento de las reservas de glucógeno, etc. Dependiendo de lo que estés haciendo y cómo lo estés haciendo.

De hecho dos personas que pesen lo mismo pueden llegar a verse completamente diferentes, según su composición corporal en términos de grasa y músculo. 

Así que no olvides que la pesa es una medida más, que puedes utilizar para el seguimiento de tu progreso a largo tiempo pero, que a su vez no cuenta la historia completa y no sólo se trata de esta en la pérdida de grasa.

Por ello, aumentar de peso no siempre significa que sea algo malo. 

Tu peso va a fluctuar por distintas razones

La mayoría del tiempo va a ser por retención de agua.

Algunas de las razones por las cuales esto puede llegar a suceder es porque comiste mucha sal, que tiende a retener agua en tu cuerpo.

De igual forma, para las mujeres el ciclo menstrual es un gran componente de retención de agua, que implica fluctuaciones entre medio kilo a un kilo completo durante este tiempo.

Comer una mayor cantidad de carbohidratos es otra razón, ya que por cada carbohidrato tres moléculas de agua lo acompañan, que es igual a más agua en tu cuerpo.

Después de un entrenamiento pesado a pesar de que hayas quemado calorías, lo más probable es que al día siguiente peses más, simplemente porque tu cuerpo necesita recuperarse del estrés que causó el entrenamiento. Por lo tanto, las reservas de glucógeno en tus músculos serán mayores para contribuir a la recuperación y tu cuerpo retendrá mayor cantidad de agua.

La pesa puede aumentar por la cantidad de comida que está en tu estómago, sobre todo si comiste de más el día anterior.

Pero, lo que quiero que tengas en cuenta, es que es temporal y no significa que estos aumentos momentáneos sean grasa, al día siguiente o unos días después tu peso volverá a estabilizarse.

Recuerda que el agua es cero calorías y cero energía, por lo tanto no tiene impacto en la pérdida de grasa, aún así puede llegar a ser un aspecto engañoso. 

En todo caso, recuerda que un aumento en tu peso al día siguiente por alguna de estás razones es completamente normal.

Lo importante es que si tu meta es perder peso y estás viendo un descenso a largo tiempo, entonces vas por buen camino, pero si esto no sucede, entonces lo más probable es que estés comiendo de más y necesites reevaluar tu alimentación y adherencia al plan.

La pesa no es la única forma para medir el progreso

La pesa es una forma de saber si estás perdiendo peso/grasa, pero no es la única.

De igual manera, puedes utilizar otras formas para medir el progreso en el tiempo, como:

La ropa

En especial los pantalones con botón y con un ajuste fijo que te van a dejar saber si has perdido medidas por la manera en como te quedan y ajustan, diferente a aquellos que manejan cauchos en la cintura.

Así que si no tienes otro método en cuenta para medir tu progreso utilizar tu ropa será muy acertado.

¿Te queda más suelta? ¿Te horma mejor? = Perdiendo grasa.

¿Te queda más ajustada? ¿Te queda apretada? = Probablemente tu peso esté aumentando. 

Da clic AQUÍ para ver un vídeo que te va a dar una mayor perspectiva de esto.

Cinta métrica

Es otro método para darte un mayor entendimiento de donde estás perdiendo grasa en tu cuerpo. Sí vas a utilizar el metro, asegúrate de medir: la mitad de tu vientre, alrededor de tus muslos, tus glúteos y tu bícep.

Puedes tomar medidas cada 2 semanas o cada mes, así es como lo manejo en mi asesoría de pérdida de peso/grasa.

Fotos de progreso

Estas jamás fallan y te permiten comparar el progreso desde el comienzo.

Así que cuando creas que “nada ha cambiado” tomar unas fotos y compararlas puede dejarte ver mucho.

Toma las fotos con el mismo contexto (ropa, iluminación, distancia, etc.) Te recomiendo que uses ropa ajustada para ver los cambios en tu composición corporal.

Tomar fotos cada 4 o 6 semanas es un buen tiempo para comparar las imágenes y ver cambios visibles.

Al final una combinación de varios métodos te va a dar aún más data e información del progreso y lo que está cambiando.

fotos de de progreso perdida de grasa
Mis fotos de progreso después de terminar un déficit calórico.

Cuando no pesarte

En efecto, apoyó por completo las metas de fitness que tengas propuestas y quieras alcanzar. De hecho eso es lo que hago, ayudar a otros a perder grasa, volverse más fuertes y sentirse mejor.

Pero de igual forma durante ese proceso es importante encontrar el punto medio en cuál es posible disfrutar sin sobrepasar la raya.

Nadie es 100% perfecto y no soy partidaria de que mis clientes lo sean. Un 80% está más que bien para progresar.

Así que comer uno que otro día en exceso y tener un día o una comida “trampa” (no me gusta ese término, pero es con el fin de hacerme entender) está más que bien y de hecho es saludable.

Evidentemente después de comer de más por unos días o en una ocasión especial se puede reflejar en un aumento momentáneo en la pesa, así que, no te peses si esto te va afectar. Es preferible tomarse uno o dos días antes de volver a pesarte.

Un aumento en tu peso no significa que sea grasa, por el contrario es simplemente una subida breve de tu peso que en unos días volverá a estabilizarse.

Prefiero que entiendas esto a que termines frustrado con la pesa al día siguiente.

Y por último, no te preocupes si la pesa te vuelve loco o sientes que te va a alterar.

Utiliza los otros métodos que mencioné para hacer un seguimiento de tu progreso. 

La pesa es una excelente herramienta para mantener un control de tu progreso, si es utilizada correctamente. No significa que sea mala o buena. 

Simplemente es una forma de recoger más datos y generar mayor conciencia en el proceso.

Aún así, es importante que encuentres y utilices lo que funcione para ti, que te permita tener un equilibrio y no ser supremamente obsesivo al punto de ser insano. 

Cada herramienta tiene un tiempo y espacio.

Muchas gracias por leer.

Sí te gusto este artículo por favor compártelo con alguien que consideres que le puede ayudar.

Y si necesitas algo, aquí estoy para ayudarte. Escríbeme a melisa.carrenofit@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *